Si quieres que tus hijos mantengan sus pies sobre la tierra, no olvides colocar algunas responsabilidades sobre sus hombros