Pinta tu cielo de esperanzas con el pincel de la Fe, porque todo es posible si puedes creer