De mi perro aprendí que cuando alguien ha tenido un mal día, es suficiente con sentarse a su lado en silencio y acompañarlo