Para vivir de verdad tienes que hablar desde el corazón, viajar con la mente y escuchar con el alma