Aprendi que la amistad y el amor no se mendigan