Jamás permitas que el dolor, la tristeza, la soledad, el odio, los celos, el resentimiento, el rencor y todo lo que pueda sacar el brillo de tus ojos, debilite la fuerza que existe dentro de ti…