Podemos abandonar pero a los padres nunca.