La sangre te hace pariente, pero la lealtad te hace familia