El secreto para mantener tu vaso lleno es compartir con otros la bendicion