Nada mas triste que una mujer hermosa aferrada