El peor erro de un hombre…