Un brindis por lo que ayer dolió