mas vale una verdad que duela que una mentira que desilusione