El truco está en asfixiar al príncipe hasta que se ponga azul.