La estupidez no tiene fronteras, pero al estúpido hay que ponerle límites.