Hacen falta días malos para darte cuenta de lo bonitos que son el resto