No es la altura, ni el cuerpo, ni la belleza lo que te hace una gran persona; es el corazón, la humildad y la inteligencia