Todos los hombres necesitan de una mujer, porque incluso en el ajedrez, la dama es la que protege al Rey