¿Sabes por qué las mejores personas siempre sufren? Porque siempre están ahí dando todo sin pedir nada a cambio, y eso nadie lo ve