Ni antes ni después, todo llega cuando tiene que llegar y todo termina cuando tiene que terminar