Cuando al mal agradecido se le olvida quien le ayudó, la miseria le refresca la memoria