Llegar a los cinquenta tiene sus ventajas