A todos los envidiosos…