Los hombres son como los trapos de cocina…