Que triste la vida del chismoso…