Quizás un abrazo no resuelva nada